Ya en plenas vacaciones para la mayoría de españoles, hemos leído que lo que más preocupa a los españoles, y especialmente a la CLASE MEDIA según el barómetro del CIS, es el desempleo.
Por otro lado, se dice que España crecerá más que la media mundial, casi tanto como la economía de Estados Unidos, apenas dos décimas nos separan de la primera economía.
No sólo es una preocupación, sino una desilusión que estando creciendo más que otras, no generemos empleo, y no se analicen las causas. Mi reflexión y por tanto mi aportación es constatar que el empleo lo crean las empresas, los emprendedores, pero necesitan entre otras circunstancias: seguridad jurídica de la política, y los políticos, ahora de vacaciones, para exponerse a la aventura de emprender.
Los últimos datos económicos destacan la ralentización en la creación de empleo, y, por tanto, se justifica la preocupación de la población, y especialmente de la clase Media, porque a los de arriba, que siguen haciendo su agosto (Fondos, grandes especuladores, etc.) les preocupa menos y a los de abajo, de muy abajo, tampoco esperan mucho, pues como clase desahuciada esperan a mantener la ayuda estatal a la que se han acomodado…
Mi análisis de estas “vacaciones” ligadas a la economía y al empleo desciende, con la crítica, a nuestro entorno más real, de nuestra ciudad y provincia. Este análisis muy parcial no pretende descubrir la causa general, pero sí aportar algún dato que podría resultar el responsable, al menos parcial del problema de la creación de empleo, que ayudaría a exigir se tomen medidas.
Se dice, y con razón, que los políticos, los gobiernos, no crean empleo, pero son los que deben adoptar las medidas que favorezcan el empleo.
Y ¿qué está haciendo la política actualmente por el empleo? Yo afirmo que está de vacaciones, y no sólo durante un mes o dos (julio y agosto). La clase política lleva de vacaciones desde marzo de 2019, y ya va para seis meses, más preocupada en asegurar su status personal – su sueldo que en algunos casos no se ganan-.
No hay Gobierno de la Nación, algunas autonomías aún pendientes y los Ayuntamiento sin actividad después del deber cumplido (tomar posesión y aumentarse el sueldo en la mayoría de ayuntamientos) más de 7.000 en nuestro país.
Sin ayuntamientos activos, ni seguridad jurídica no puede crecer el empleo.
Al parón político, elecciones generales, autonómicas y municipales, se añade el parón de las justas vacaciones de los empleados públicos, y todo esto es una tragedia para la creación de empleo su repercusión es tremenda.
Son muchos los municipios que han dejado de crear empleo (42.000 según algunas fuentes, y esto hubiera sido un buen dato). Su causa principal es la paralización de la gestión de licencias en general, motivada además por el parón de las vacaciones, que, aunque generalmente están partidas, la realidad es que hacen imposible el correcto funcionamiento de los Ayuntamientos, a pesar de ser un derecho para los ciudadanos, no reciben atención ni dan vacaciones al pago de impuestos (verdadero martirio). Las únicas decisiones y actuaciones políticas, han sido las de tomar posesión del cargo, ponerse el sueldo, cuestionado en algunos casos, no por su cuantía, sino porque no dan servicio (pagamos igual a la oposición, por bloquear, que por un trabajo activo y eficaz…) en muchos casos no se lo curran…
Este reproche vengo haciéndolo con normalidad a los políticos que conozco, y son muchos. Los más honestos, y hay bastantes, se ven impotentes ante determinados cuerpos de funcionarios, por eso yo reivindico que presionen y exijan lealtad y cumplimiento de la Ley, de los plazos, etc… porque no hay derecho a paralizar el país de la manera que lo están haciendo, perjudicando a todos y especialmente a los más vulnerables.
Algún dato de daños que provocan:-
Las licencias de obras, se han retrasado en seis meses desde la media anterior de 15 meses de resolución, hoy la media que denuncian diversos colectivos empresariales es de 21 meses, tiempo perdido que retrasa o impide la generación de empleo.
Licencias, que necesitan informe de impacto medio ambiental, se demoran más de 14 meses.
Las licencias de actividad o declaración responsable, no acaban de funcionar, porque nadie está seguro de la normativa a aplicar, las dudas frenan las iniciativas.
La creación de empleo es posible, si nos lo tomamos en serio, si todos trabajan (nuestros políticos llevan 6 meses de vacaciones tanto obligadas como voluntarias), pero como siempre, es la clase media y los jóvenes quienes soportan la peor parte de su inactividad.
No creo que sea mucho pedir, más Juntas de Gobierno, más tolerancia en las fechas, más plenos, y que de una vez haya Gobierno de la Nación. O que los partidos de la posición no se dediquen a bloquearlo todo por el mero hecho de ser oposición, porque esa actitud perjudica, no sólo al empleo sino a todos los ciudadanos, que reclaman una acción decidida de todas las administraciones, acortando tiempos y burocracias.

Que a la vuelta de vacaciones se obre el milagro que reclama toda la población.